Trabajo en equipo

 In Consejos

Las metas a alcanzar en las empresas definitivamente necesitan habilidades que una sola persona es complicado que las posean, por lo que deciden realizar equipos de trabajo para lograrlas. Por lo que en la actualidad es necesario trabajar de esta manera, aunque los que hemos trabajado con un grupo de personas, sobre todo si es de un número extenso, sabemos que en ocasiones es complicado por la toma de decisiones o el respeto a las demás opiniones.

Quisiera en primera instancia referirme al efecto Hawthorne, coordinado por Elton Mayo, con la colaboración de Frist Roethlisberger, la Universidad de Harvard y el ingeniero de la Western Electric, William Dickson. Quienes encargaron un estudio para comprobar la posibilidad de aumentar la productividad de sus trabajadores aumentando o disminuyendo las condiciones de iluminación ambiental. La productividad de los trabajadores pareció aumentar en el momento en que se instauraron los cambios, y no sólo se produjo en los casos en los que los niveles de iluminación eran aumentados, sino también en aquellos casos en los que la iluminación se reducía. Al momento de terminar el estudio, los niveles volvieron a ser normales. La explicación sugerida fue que la mejora en la productividad no se debió a los cambios operador sobre los niveles de iluminación, sino al efecto motivador que supuso entre los obreros el saber que estaban siendo objeto de estudio. Todas estas alteraciones provocaron un aumento de la productividad durante un corto periodo de tiempo. Así, el término se usó para hacer referencia a estas mejoras de productividad de breve duración relacionadas con la reactividad psicológica.

El Hawthorne confirmó que las recompensas económicas no son la única motivación del hombre, sino que existen otros tipos de recompensas: las sociales, simbólicas y no materiales. Así que desde este punto de vista, los hombres tienen necesidades que se tratan de satisfacer en el mismo lugar donde trabajan. Por ejemplo, pertenecer a grupos sería una incitación que da origen a poderosas fuerzas motivacionales capaces de dejar en segundo plano la remuneración económica.

En 1925 surge la Escuela de Relaciones Humanas, en la cual Elton Mayo hace énfasis en su tesis en las personas como parte importante en las organizaciones, contraria a la Teoría Clásica, donde lo importante era la tarea, o la estructura organizacional y la autoridad, frente a la experiencia en un ambiente laboral como la empresa nacional de telecomunicaciones. Por lo que trae consigo un nuevo lenguaje en la administración: motivación, liderazgo, comunicación, organizaciones formal, etc. Ya no solo se habla de autoridad, jerarquía o racionalización de trabajo.

Diversos estudios contribuyeron a hacer cada vez más problemático el control de lo que sería la parte social de las organizaciones, por lo que la psicología se ha encargado de hablar sobre ello, incluyendo la motivación y el liderazgo de los equipos de trabajo, que son las personas con ciertas habilidades y competencias asignadas a cumplir una determinada meta bajo la conducción de un coordinador. Y son estos equipos los que realizan un trabajo en conjunto en base a estrategias, procedimientos y metodologías que utiliza un grupo humano para lograr las metas propuestas.

Entre algunas características del trabajo en equipo se han referido a la integración armónica de funciones desarrolladas por diferentes personas, a las responsabilidades compartidas, a la coordinación de las actividades a realizar, y a que los programas que se planteen en equipo tengan un objetivo común. Algunos aspectos necesarios para que la unión de estas personas surja un efecto productivo pudieran ser el liderazgo efectivo, promover canales de comunicación y la existencia de un ambiente de trabajo armónico.

Para que un grupo de personas se transforme en un equipo laboral, es necesario favorecer aspectos relacionados con la cohesión, la cual se crea en la medida en que ser miembro de ellos sea considerado algo positivo y se sientan atraídos por el grupo, de la misma manera en que sus habilidades se conjugan para permitir un desempeño óptimo. La asignación de roles y normas que con el transcurso del tiempo los integrantes establecen implícitamente. La comunicación, vital para el desarrollo de cualquier tipo de tarea, por lo que algunos especialistas sugieren realizar ejercicios donde las personas deban escuchar a los demás, dar y recibir información. Definición de objetivos, que los integrantes tengan objetivos en común que se decidan en base a la decisión de cada uno. La interdependencia positiva, que se refiere a la responsabilidad de su propio aprendizaje, como del aprendizaje del equipo en general, es decir concientizar que los miembros se necesitan unos a otros y cada uno aprende de los demás compañeros con los que interactúa día a día.

Como ya se ha mencionado anteriormente, cada equipo cuenta con un coordinador, que en teoría debe ser llamado líder. Un líder debe ser una persona que se mezcla con el grupo e interactúa con sus subordinados, es el que defiende al grupo ante las situaciones negativas que se presenten manifestando los intereses del grupo, subordina el comportamiento individual con la finalidad de promover el ajuste individual al grupo, estructura su propio trabajo y el de los demás, toma y expresa decisiones, exterioriza conocimientos de cualquier materia relacionada con el grupo, aprueba o desaprueba la conducta de los integrantes y fija niveles de cumplimiento para promover el rendimiento.

A pesar de la información que existe sobre el rendimiento de trabajar en equipo, en ocasiones estos intentos suelen fallar, algunas de las razones son las siguientes: las metas no se especifican o la explicación de las mismas llega de forma diferente a cada individuo. No entender que la jerarquización en un equipo de trabajo es de forma horizontal y no vertical sosteniendo que el líder es el que da el ejemplo. Que el líder no demuestre fuerza para resolver conflictos o trazar metas y que no capacite al equipo. Y la individualidad, que surge cuando nos concentramos en ser únicos, en hacer las cosas a nuestra manera, en competir obstaculizando el trabajo en equipo.

Para prevenir los problemas que puedan surgir en un equipo lo primero que se sugiere hacer es enfrentarlos hablando con ellos, evitando a toda costa separar a algún miembro, ya que es importante destacar la unión del mismo. Se recomienda reunirlos por lo menos una vez a la semana para hablar de los problemas.

Recent Posts
ContratadoClima Laboral