Tecnologías que llegaron para quedarse

 In Comunicación, Crecimiento, estrategias, liderazgo, motivación, Resistencia al cambio

Las tendencias en la manera de como administrar en Recursos Humanos en 2020 comenzaron a verse, naturalmente; durante los meses de marzo y mayo, cuando las medidas de aislamiento tomadas por (casi) todos los países del mundo, forzaron a pensar en soluciones creativas para mantener organizaciones; procesos y trabajadores a flote.

Aun recuerdo el furor de las videollamadas, teleconferencias, desarrollo de documentos en forma colaborativa y la mega dependencia a los servicios en la nube; no hicieron más que confirmar la nueva normalidad “el futuro” del mundo laboral: el teletrabajo.

Espacios de trabajo en la nube

Todo indica que la totalidad de los procesos de gestión se trasladarán a “la nube” Dentro de las novedades en Recursos humanos, este es por lejos el primer paso a dar en camino a la digitalización/virtualización de los procesos. Conocida también como cloud computing, “la nube” no es más que un conjunto de servidores remotos donde, a grandes rasgos, podríamos decir que vive el Internet. En la actualidad todo lo que conocemos y hacemos reside en este espacio cuántico. Desde las plataformas de streaming hasta las redes sociales pasando por nuestras cuentas de home-banking.

La gestión de talento en forma remota sin la necesidad de descargar software y con la posibilidad de acceder a todas sus funcionalidades desde el móvil; es por lejos una de las grandes ventajas del mundo que viene. O mejor dicho, que ya llegó. Control de nóminas, ausencias de vacaciones, carga y firma de documentación con valor 100% legal, así como control de fichajes y turnos; todo puede delegarse a una plataforma de recursos humanos basada en la nube.

Liderazgo a la distancia

No es una sorpresa. Independiente de un retorno de posibles confinamientos, cosa que no se descarta prácticamente en ningún rincón del planeta; lo cierto es que las distancias personales se mantendrán en mayor o menor medida durante mucho tiempo. Ya sea por recomendaciones del Ministerio de Sanidad o simplemente por decisión personal, el “metro de distancia” que estructura a la nueva normalidad ya es una realidad. Todo indica que las oficinas atestadas de personal, los ascensores repletos y las reuniones multitudinarias no regresarán hasta nuevo aviso.

En este contexto es sabido que los vínculos personales son los que más se resienten. Es por eso que el nuevo desafío así como las novedades en recursos humanos, indican que se impondrán formas de administrar equipos en forma remota. Y con esto políticas pensadas para desarrollar roles fuertes de gerencia personal mediante plataformas virtuales.

Los próximos meses serán la arena para la reestructuración de modelos de liderazgo que fuercen a renunciar a personalismos y premien a quienes le den espacio para el crecimiento, confianza y creatividad a sus trabajadores. Los líderes del futuro-presente deben tener un set de habilidades en este sentido, además de una fuerte impronta hacia la convergencia de herramientas virtuales de avanzada.

Aumento y dominio del employee experience

Nunca como en la actualidad se ha puesto más el foco en la importancia del capital humano; dentro y fuera de las empresas, como principal eje movilizador de la economía y la sociedad en general. Esto hace que una de las grandes novedades en rrhh sea la consolidación del employee experience como eje tangencial de toda organización.

Empleados contentos son sinónimo no solo de personas saludables; sino más productivas, fieles a la empresa, comprometidas con objetivos globales a largo plazo y dispuestas a permanecer durante períodos de tiempo extendido. Esto último, por lejos de lo más difícil de lograr cuando hablamos del público millennial, que cambia de trabajo en promedio, cada dos años.

De acuerdo con el reporte de la consultora Mercer; el employee experience será uno de los pilares donde implementar mejoras de cara al futuro, teniendo en cuenta factores que harán de esta una experiencia enriquecedora en los siguientes aspectos:

  • Empático: hay siete veces más probabilidades de que un trabajador se incline por una organización que se muestra en sintonía con sus necesidades y las de la sociedad.
  • Atractivo: las chances de engagement entre un empleado y una compañía se multiplican por cuatro; si el primero siente que sus habilidades son entendidas como únicas y valoradas en consecuencia.
  • Enriquecedor: cuando las empresas contribuyen al crecimiento personal y profesional; hay tres veces más probabilidades de que el trabajador sienta que su tiempo vale la pena.
    Eficiente: los ambientes laborales sin tensiones internas y relajados, contribuyen a que los empleados se sientan no solo preparados sino empoderados para enfrentar sus tareas y alcanzar objetivos.

Onboarding 100% digital

Software y aplicaciones de monitoreo se convertirán en el campo de batalla y de desarrollo de los procesos de captación e inducción de empleados para las empresas en 2020 y 2021. Esta es una de las grandes novedades en recursos humanos; ya que se enfoca en concentrar por completo un proceso tradicionalmente interpersonal cuyo mayor valor residía en la interacción cara a cara.

Recent Posts
Asertividad