Salud mental en el trabajo

 In Consejos

Según las estimaciones, en el mundo hay 264 millones de personas padecen depresión, una de las principales causas de discapacidad. Además, muchas de ellas sufren también síntomas de ansiedad. Según un reciente estudio dirigido por la OMS, los trastornos por depresión y por ansiedad cuestan a la economía mundial US$ 1 billón anual en pérdida de productividad.

.La promoción de la salud mental en el lugar de trabajo y el apoyo a las personas que sufren trastornos psiquiátricos hace más probable la reducción del absentismo laboral, el aumento de la productividad y la obtención de beneficios económicos que conllevan estos efectos. No olvides que parte de la norma 035 se enfoca en prevenir y apoyar en estos aspectos.

Riesgos para la salud relacionados con el trabajo

Hay muchos factores del entorno laboral que pueden afectar a la salud mental. En la mayoría de los casos, los riesgos que aparecen se deben a una interacción que en algunas ocasiones no es muy adecuada entre el tipo de trabajo, el entorno organizativo y directivo, las aptitudes y competencias del personal y las facilidades que se ofrecen al colaborador para realizar su trabajo. Por ejemplo, puede ocurrir que una persona tenga las aptitudes necesarias para llevar a cabo sus tareas pero no disponga de suficientes recursos o no reciba el apoyo que necesita debido a las prácticas de gestión y administración de la empresa.

Estos son algunos de los factores de riesgos para la salud mental :

  • políticas inadecuadas de seguridad y protección de la salud;
  • prácticas ineficientes de gestión y comunicación;
  • escaso poder de decisión del trabajador o ausencia de control de su área de trabajo;
  • bajo nivel de apoyo a los empleados;
  • horarios de trabajo rígidos; y falta de claridad en las áreas u objetivos organizativos.

Los riesgos también pueden guardar relación con el contenido del trabajo. Algunos trabajos, como ocurre con los que desempeñan el personal humanitario y el de primera intervención, cargan con más responsabilidades y pueden tener una mayor afectación.

El acoso psicológico y la intimidación en el trabajo (mobbing) son causas frecuentes de estrés laboral y otros riesgos para la salud de los trabajadores, y pueden ocasionar problemas físicos y psicológicos. Estos efectos en la salud tienen consecuencias para las empresas, que se concretan en pérdidas de productividad y una alta rotación del personal. Además, pueden afectar negativamente a las interacciones familiares y sociales.

¿Cómo tener una buena salud mental?

La mayoría de nosotros estamos atentos a nuestra salud física, a nuestro estado de salud. Sin embargo, no somos conscientes de que la salud mental es tan importante como la física y que si psicológicamente no estamos bien, esto repercutirá en nuestro organismo. Así que es fundamental estar atentos también a nuestra salud mental e intentar mantener un equilibrio de nuestra salud general, pidiendo ayuda si fuera necesario.

Tómate un tiempo de calidad para comer

Es importante cambiar de ambiente a la hora de comer, te permite disfrutar mejor ese momento y tener tiempo de calidad para despejar tu mente. Evita comer en el área de trabajo o frente a la computadora. Debes apartarte, para comer en un lugar tranquilo, despejado y donde puedas disfrutar de la comida.Cambiar de aire te ayuda a oxigenarte y relajarte, para sentir mejor energía. 

Haz una pausa y medita

Hay momentos durante el horario laboral en los que es necesario hacer una pausa, de esa forma puedes conservar una buena actitud, y darle descanso a tu mente. Ahora bien, ¿qué puedes hacer durante esa pausa? Tómate al menos unos 5 minutos, y realiza un ejercicio de meditación, reflexiona en tu progreso, en tus logros, también puedes hacer un ejercicio de gratitud, esto es, dar gracias por tus habilidades, conocimiento y las oportunidades.
Otro ejercicio que puedes hacer es escribir un diario durante esos 5 minutos de pausa. Lo llevas contigo durante toda la jornada laboral, y lo sacas en la pausa y escribes razones para estar agradecido. De esa manera, podrás canalizar el estrés y cansancio mental. 

Haz actividades diferentes

Hacer algo nuevo cada día es terapéutico, genera buenas sensaciones, te saca de la rutina. Además, te brinda una sensación de tener el control de tu vida, porque puedes desafiar la rutina.

Por otra parte, cuando haces algo nuevo, interrumpiendo la rutina, puedes tener una mejor perspectiva de la vida y tu actuación.  Algunas de las cosas nuevas que puedes hacer es caminar, leer, escuchar música antes de comenzar tu jornada laboral, tomar un té en vez de café, entre otras. 

Limpia y ordena

El orden genera buenas sensaciones, permite tener la mente más despejada, y concentrarte mejor, de manera que disminuye el esfuerzo mental que debes hacer para realizar tus tareas laborales.

Por eso, te recuerdo que, en el caso de tu escritorio o mesa de trabajo, asegúrate de tenerlo siempre despejado, ordenado, limpio. Verás que se incrementa tu productividad. Así que, además del tiempo para almorzar y los 5 minutos para despejar tu mente, reserva unos 10 minutos para limpiar y organizar.

Despeja también el ordenador, borra los archivos que ya no necesitas, elimina emails antiguos, y para mantener su funcionamiento óptimo, hazle una limpieza al software eventualmente. Si tu ordenador trabaja bien, estarás más tranquilo mentalmente. 


Recent Posts
0