Red Flags de la Contratación

 In Ambiente laboral, Comunicación, Consejos, Crecimiento, estrategias, Exámenes psicométricos, éxito, Malas prácticas

Sabemos que el proceso de reclutamiento comienza en el momento en que se decide que habrá una nueva contratación. Ya sea que esto suceda porque la empresa se está expandiendo o porque alguien se va, hay mucho que considerar: crear un perfil para el puesto, una descripción de trabajo atractiva, publicitar el puesto, preseleccionar candidatos, entrevistas y mucho más, pero ¿Sabes identificar las Red Flags de la Contratación?

Y ¿cuándo termina? ¿Cuándo le haces una oferta al candidato ideal? ¿En su primer día? ¿Cuándo han llegado al final de su primera semana exitosa? Siempre es un gran alivio cuando se logra llenar un vacante; pero no todas las nuevas contrataciones resultan ser la combinación que esperaba. Por eso es importante revisar continuamente a su nuevo empleado. Y Así podremos darnos cuenta de las señales o ahora conocidas como Red Flags para saber que fue una mala contratación, te mencionaré algunas de estas red flags:

No se presentan las habilidades que se esperaban

Esta parte es muy común, ya que en algunos momentos podemos llegar a tener una serie de entrevistas muy automatizadas o ni siquiera revisamos los psicométricos de los candidatos. Esto claro esta que hace que la persona se vea mejor de lo que es, echa otro vistazo a su currículum. Quizás dejaste pasar algunas cosas en la entrevista. Un tercio de los candidatos embellecen o exageran sus experiencia, así que pregúnteles nuevamente sobre sus roles anteriores y verifique si son adecuados revisando sus pruebas psicométricas de personalidad o habilidades para que sea más certero.

Actitud negativa desde el inició

Contratar a alguien nuevo es una gran oportunidad para obtener una nueva perspectiva de cómo se manejan las cosas. Pero hay una gran diferencia entre la crítica constructiva y la negativa. Identifica señales de que el empleado se muestra más hostil en el lugar de trabajo. Si no pueden ser positivos en las primeras semanas, podría ser una seña de que eso puede empeorar.

No hay comprensión sobre el rol de trabajo

Todos tienen su tiempo para adaptarse al día cuando comienzan en una nueva empresa. Muchas cosas serán diferentes; software, procesos, dónde se encuentran las áreas etc. Pero recuerda que has elegido a una persona que cuenta con habilidades, y es importante evaluar su comprensión y que pueda producir grandes resultados.

Tomar demasiado tiempo libre

Por supuesto, podría haber razones genuinas para esto, pero asegúrese de que se controle de cerca cualquier tiempo libre inesperado o tardanza, y hable con ellos al respecto. Si esto viene junto con otros signos de insatisfacción con el trabajo, podría sugerir que se van a ir o que continúan siendo poco confiables.

Demasiadas quejas

Si un nuevo empleado se ha estado quejando constantemente de cosas triviales como el café de la oficina, la falta de estacionamiento o dónde está sentado, entonces podría ser el momento de apartarlo y preguntarle si hay un problema mayor. Molestarse por las pequeñas cosas podría sugerir una mayor infelicidad y existe el peligro de que transmitan sus molestias a otras personas en la oficina.

Arrogancia de sobra

La confianza es un gran activo, pero es difícil trabajar con alguien que piensa que es mejor que el equipo, la empresa o incluso el trabajo. Si estás detectando notas de arrogancia innecesaria, vale la pena ver cómo encajan con el equipo y cómo es su actitud más amplia hacia el trabajo.

Equivocarse en lo mismo en diferentes ocasiones

Todos cometemos errores. Pero en el lugar de trabajo es necesario aprender de los errores cometidos. Si bien debe ser tolerante con las personas que aprenden una nueva habilidad y hacen algo por primera vez, no es ideal si cometen los mismos errores una y otra vez (siempre que los corrija la primera vez).

Comparar su trabajo anterior con el actual

Aprovechar las experiencias para hacer un trabajo fantástico es genial. Si alguien ha aprendido habilidades transferibles o ha probado procesos que pueden ayudar a que su organización avance, genial. Pero decir constantemente ‘en mi antiguo lugar lo hacíamos así’ o ‘mis antiguos colegas no lo hacían así’ no ayuda en absoluto.

No se adapta al cambio

¿Ha pasado por muchos de estos puntos y ha descubierto que la persona en cuestión no está dispuesta a adaptarse al cambio? ¿Ya murmuraron las palabras “ese no es mi trabajo”? Especialmente para las empresas más pequeñas, es esencial que los empleados estén preparados para ser flexibles, crecer y cambiar con la empresa.

No entregar el trabajo

Cuando todo está dicho y hecho, ¿están haciendo su trabajo y con qué nivel? Algunos rasgos pueden pasarse por alto si alguien es excelente en su trabajo, y alguien que está preparado para desafiar el status quo no siempre es algo malo. Pero si no están cumpliendo, molestan constantemente a los clientes o colegas que usted valora y muestran señales de que no están preparados para cambiar, es hora de actuar.

¿Que viene despues?

Cuestionarse y tomar una decisión sobre el nuevo recluta y su futuro en la empresa. Quizás haya otro rol disponible que vaya más acorde al perfil del reclutado, pero de cualquier manera, es muy probable que deba reiniciar el proceso de reclutamiento.

Recent Posts
temas relevantes para recursos humanos en el 2022.Empleados Descontentos ¿Cómo Darme Cuenta?