Ética y valores empresariales

 In Ambiente laboral, Comunicación, Consejos, Crecimiento, estrategias, éxito, liderazgo, motivación, productividad, Satisfacción, teorías, Tips

La ética empresarial es el conjunto de los valores, principios y normas morales que adopta un negocio para estar en sintonía con la sociedad y respetar los derechos que esta promulga. Esa ética empresarial se transluce en todos los comportamientos de la empresa, desde la organización de sus bases productivas hasta su modo de operar en el mercado y la relación que establece con sus trabajadores. Una empresa ética no solo crea puestos de trabajo de calidad y genera utilidades, sino que también ejerce un impacto positivo en la sociedad.

Ventajas de tener un código ético en la empresa

La ética empresarial se refleja en el código ético, un instrumento mediante el cual la empresa recoge y expresa los valores, principios y normas éticas que deben guiar el comportamiento de cada uno de sus miembros. Ese código ético no es una simple recopilación de normas de conducta, sino que contribuye a despertar la conciencia de los trabajadores y líderes de la organización.

A nivel interno el código ético aporta varios beneficios:

  • Marca el rumbo a los trabajadores y directivos desde el punto de vista de la ética profesional, eliminando toda ambigüedad a la hora de tomar decisiones.
  • Garantiza la igualdad de condiciones entre todos los miembros de la plantilla, lo cual mejora las relaciones interpersonales y favorece un buen clima laboral.
  • Determina las conductas y criterios que rigen el desempeño profesional creando un clima de excelencia que beneficia a todos.
  • Favorece la imparcialidad de los directivos a la hora de solucionar conflictos, permitiéndoles responder de manera rápida aplicando los estándares y procedimientos recogidos en el código ético.

A nivel externo el código ético también tiene un impacto positivo:

  • Mejora la reputación e imagen de la empresa ante la sociedad, lo cual brinda una ventaja competitiva en el mercado.
  • Incrementa la confianza de los inversores y accionistas en la empresa, atrayendo a su vez más capital, ya que estos confían en el mecanismo de control interno implantado.
  • Estimula la fidelidad de los consumidores, lo cual favorece un crecimiento sostenido a lo largo del tiempo.

Todos estos beneficios se traducen en más ventas y una mayor rentabilidad. Por esa razón, la ética empresarial es una apuesta con la que todos ganan.

¿Cuáles son los valores de la ética profesional?

Cada empresa debe desarrollar su propio código ético, que puede inspirarse en los valores de la ética profesional y aquellos que comparte la sociedad. No obstante, estos valores son pilares esenciales sobre los cuales construir una organización ética:

  • Tomar conciencia del impacto de las decisiones que se toman en la empresa. Tanto a nivel interno respecto a los propios trabajadores y clientes como a nivel externo en relación con la comunidad, la sociedad y el medio ambiente.
  • Transparencia y honestidad. Estos valores éticos se refieren a la apertura de la empresa a hacer públicos los datos relacionados con su actividad, como presentar sus cuentas o ser transparente respecto a su proceso de producción. Promover la participación de los trabajadores en la toma de decisiones también es otra manera de estimular la transparencia y la honestidad.
  • Integridad y coherencia. Una empresa es coherente cuando obra según el código ético que ha establecido. La integridad implica que no solo se preocupa por sus intereses, sino que también respeta los compromisos contraídos.
  • Este valor ético se cultiva desde dentro. Cuando los trabajadores confían en la empresa, esa confianza se proyecta al exterior, transmitiendo una imagen de credibilidad a los clientes, proveedores e inversionistas.

La ética y los valores éticos deben ser la base sobre la cual se construye un negocio sólido.


Recent Posts