¿Cuánto puedo solicitar en una negociación de incremento salarial?

Quizás uno de los temas más complicados a la hora de hablar con nuestro Gerente es el que tiene que ver con solicitarle un incremento de sueldo. De igual forma resulta complicado responder cuando en un proceso de búsqueda de empleo llega la famosa e inevitable pregunta: ¿Cuáles son tus expectativas económicas? Y con justa razón, una solicitud muy elevada puede ser determinante para continuar o no en un proceso, mientras que una solicitud muy conservadora podría dejarnos con el pensamiento de que pudimos valorar mejor nuestras habilidades.

A menos que la posición en cuestión cuente con un tabulador fijo (mismo salario para todos los colaboradores que ocupen la posición), el cálculo de una compensación no es una ciencia exacta, varía de organización a organización y en función de múltiples factores tanto internos como externos. Sin embargo, a la hora de negociar un aumento salarial la clave fundamental es conocer cuál es tu valor (dentro y fuera de la organización), de esta forma estarás confiado del número que presentes al momento de la negociación.

Antes de negociar, establece un rango en el cual se encuentran otros profesionales de tu área y en la industria. Si bien es complicado conocer el salario de tus pares dentro de la misma organización (no todas las compañías cuentan con apertura en cuanto a compensaciones se refiere), si puedes recurrir a algunas fuentes externas como las bolsas de trabajo, asociaciones profesionales, páginas de comparación de sueldos, entre otras y con el objetivo de conocer tu posicionamiento actual de acuerdo al mercado

Buscas un aumento en tu mismo puesto

Es completamente valido solicitar un aumento si consideras que estás por debajo del valor del puesto. Bajo este supuesto, podrías pedir de un 10% a un 12% más de tu sueldo actual, pero primero es importante identificar y realzar tus habilidades y qué te hace diferente de otros miembros del equipo, por ejemplo:

  • Proyectos adicionales a tu actividad diaria en los que hayas participado y que hayan concluido de manera satisfactoria.
  • Innovaciones o mejoras que hayas impulsado y que hayan  incrementado la eficiencia y eficacia de tu departamento.
  • Formas en las que hayas incrementado las ganancias de la compañía o bien que hayas apoyado a la reducción de costos.
  • Otras habilidades individuales que consideres te destacan del resto del equipo.

Es importante comprender cuál es tu valor agregado único, aquella habilidad, talento o conjunto de acciones que consideras tener y que aportan un valor adicional a la compañía. Si bien es relevante resaltar las virtudes de forma cualitativa,  resulta más efectivo el presentar tus aportes y resultados de manera cuantitativa, a través de indicadores que hayas mejorado.

Estás en búsqueda de un nuevo empleo

Está es quizás la mejor oportunidad que tienes para solicitar un porcentaje mayor de incremento salarial, siendo en el orden del 15% al 20% más de tu sueldo percibido actual, o bien un porcentaje aún mayor siempre y cuando hayas investigado el valor de tu puesto en la industria y tu posición y experiencia sean competitivas respecto al mercado.

De ser posible, deja las pláticas referentes al sueldo para el final de la negociación, esto te dará mayor oportunidad de dar a conocer tu experiencia así como tus habilidades y competencias, de tal forma que convenzas y justifiques de manera clara y contundente tu petición salarial.

Quieres cambiar de carrera o industria

Es posible que en algún momento de nuestra carrera surja la inquietud de querer cambiar a un puesto totalmente diferente al de nuestros estudios y experiencia, fuera o dentro de la organización.

Aun cuando esto es completamente factible, no nos da muchos argumentos para negociar un incremento de sueldo, siendo inclusive una posibilidad el que ganemos menos de lo que actualmente percibimos. Un ejemplo de lo anterior sería una persona que pase de la industria privada a la pública, que muy probablemente verá reducidos sus ingresos por concepto de salario.

¿Qué pasa si mi solicitud de incremento salarial es negada?

Aun cuando hayamos presentado los mejores argumentos para recibir una mejora en nuestro sueldo, es posible que éste no se concrete, pudiendo ser debido a muchos factores por ejemplo temas de presupuesto, la situación financiera de la compañía, el entorno económico, la equidad interna contra otros puestos pares dentro o fuera del departamento, entre muchos otros.

Sin embargo, esto no debe ser limitante para continuar con la intención de recibir un mejor salario. Es importante continuar midiendo la eficacia que nuestra aportación tiene a la organización en términos cuantitativos de ser posible. Además, se pueden solicitar otro tipo de mejoras por ejemplo en nuestro paquete de beneficios, pudiendo ser horarios flexibles, días de vacaciones, capacitación continua, entre otros y dependiendo de las políticas internas de cada compañía.

En la medida de lo posible, solicita a tu Gerente que tengan una revisión periódica de avances en donde puedas demostrar que tu crecimiento como profesional ha sido el esperado, con ello tendrás más y mejores herramientas para avanzar en tu posicionamiento actual y futuro.

Recent Posts

Leave a Comment