Cómo lograr y mantener un gran ambiente laboral (Claves fundamentales)

 In Ambiente laboral, Comunicación, motivación

Como pasas muchas horas en el trabajo, el ambiente laboral que haya en él será fundamental para que mantengas tu motivación en niveles que te permitan rendir, desarrollarte y hacer que la organización donde trabajas se desarrolle.

La fórmula para lograr este ambiente incluye diversos factores. Para ejemplificarlo de manera más sencilla, es conveniente que lo veas de la siguiente forma: cuando estás en tu casa buscas que todo te haga sentir bien.

Entonces le das importancia a la decoración, a los aparatos que te facilitan la vida y, sobre todo, a las relaciones que tienes con quienes convives.

Algo similar sucede en tu ambiente laboral. Puede ser que goces de algunos elementos de tu fórmula ideal, pero si faltan varios o falta el que es vital para ti o tus empleados, entonces tus resultados se verán afectados.

Si eres empleado, probablemente busques otro trabajo, y si eres empleador, tu empresa se estancará y puede que desaparezca.

A continuación te compartimos claves fundamentales para que lograr o reconocer cuando estás en presencia de un gran ambiente laboral.

 

Comunicarse vs. Comunicación efectiva.

Hay quienes sugieren mucha comunicación, ya sea para la vida personal u organizacional.

Por trillado que suene, cantidad no es calidad.

Esto deben tenerlo en cuenta quienes se comuniquen dentro de una organización, pues la forma en que lo hagan redundará en un ambiente laboral en donde provoque estar.

Para lograrlo, es ideal que los líderes comiencen por fijar la pauta y enseñar la cultura organizacional a través de cómo se comunican.

Ello se logra comunicando los objetivos, las estrategias y las metas con claridad.

Los integrantes de una empresa y su líder, deben conocer cómo lograrlo. No basta solo con tener buenas intenciones y ganas de hacerlo.

Un ejemplo de ello lo tomamos de una disciplina como el coaching organizacional, en donde las promesas y acuerdos que se establezcan, deben contar con condiciones de satisfacción y garantía que arrojen datos para hacer evaluaciones posteriores.

Si Juan le pide a Pedro un informe sobre el desempeño económico en el primer trimestre del año 2019, el primero debe asegurarse de que Pedro entendió con claridad cuáles son las condiciones para la elaboración del mismo.

Cuando hablamos de condiciones nos referimos a marcos metodológicos, datos relevantes que señalar, fechas de entrega, hora, el ‘para qué’ del proyecto, etc.

Uno de los problemas más comunes que generan un ambiente laboral denso y poco sano, tiene que ver con el hecho de abonar el terreno de las suposiciones.

Quien supone, arriesga recursos valiosos como tiempo, dinero y relaciones.

Suponer no permite conocer los problemas que pudieran estar teniendo los empleados para desempeñar su trabajo.

Entonces la pregunta honesta y sincera surge como un gran aliado para que el ambiente laboral sea favorable y una organización crezca, específicamente la pregunta que nace de una inquietud real y no para ridiculizar a un empleado.

Con ello se fomenta una comunicación bidireccional que aumenta la productividad y el buen clima laboral.

 

Invertir en formación es apostar al buen ambiente laboral y al desarrollo

Una organización marcha al ritmo que lo hagan sus integrantes. Si son talentosos, el éxito es mucho más probable.

Pero, ¿qué pasa cuando no se puede tener empleados ya formados? Hay que invertir en ellos para que se formen, tanto en habilidades duras como blandas.

No solo las competencias son imprescindibles, también las habilidades sociales relacionadas con la inteligencia emocional, el desarrollo personal y la salud mental.

Si una empresa fomenta el desarrollo y hace crecer las carreras de quienes la integran, invariablemente ese desarrollo y crecimiento se verá reflejado en ella.

Hay que tener en cuenta que un empleado que se sienta estancado aportará cuotas importantes de malestar laboral y, si no se va a otra empresa producto de su propia desmotivación y no se toman medidas pertinentes, terminará por ser un  lastre en quien haya que malgastar un salario.

Por duro que suene, es importante sacar a la luz este aspecto para favorecer, entre otras cosas, el buen ambiente laboral y, al mismo tiempo, la optimización de recursos.

 

El trabajo es importante, pero la vida en general también

Algunos gerentes y supervisores consideran que alargar las jornadas laborales hasta llegar al punto del agotamiento físico y mental, es un valor que vale la pena mantener en una cultura organizacional.

Nada más alejado de la realidad, porque si bien, hay empleados dispuestos a cumplir estas exigencias, habrá otros que no y esto generará discordia.

Por supuesto, los primeros llegarán a sentirse extenuados en algún momento y su rendimiento será de todo menos apropiado, llegando incluso a ver afectada su salud y pudiendo significar aumentos en las partidas asignadas a gastos médicos.

La familia, el sano disfrute y actividades satisfactorias son elementos que favorecen el buen ambiente laboral. Más aún si estas nacen de iniciativas de la empresa.

 

Reconocer a quienes dan lo mejor de sí, favorece un ambiente laboral óptimo

Una gran parte de nosotros funcionan bajo condicionamientos. Esto es lo que se desprende a partir del conductismo.

Por tanto, premiar y reconocer a aquellas personas que con su trabajo y dedicación contribuyan al desarrollo de la organización, hace que los empleados se sientan motivados.

Quienes son reconocidos se motivan por mantener su historial y ascender. Quienes no, trabajan para llegar a recibir tales premios.

Esto genera sinergia, desarrollo y, por supuesto, resultados.

Pero no solo lo premios son suficientes, también el reconocimiento verbal, que llega a reducir la rotación de empleados que terminan yéndose a otras empresas con tal de obtener el reconocimiento que no reciben en donde están.

 

El buen ambiente laboral no se decreta, se construye.

Partir de que un líder decide que todos trabajen con el mejor de los ánimos es un acto inocente y, por lo general, muy caro.

Los líderes que toman medidas sólidas para generar un buen ambiente laboral terminan siendo respetados y admirados por quienes lideran.

No solo las organizaciones crecen. Ellos también. Y si lo analizas por unos segundos, de eso es lo que se trata.

Del bienestar para todos.

Recommended Posts
Psicometricas.mx